¿Te sientes abrumado por la información?


Diariamente estamos sometidos a una cantidad de información proveniente de diferentes medios. Cada día se suma otro más, y así día tras día.  Este exceso de datos nos provoca la sensación de que nos resulta imposible estar al tanto de todo. Nos sentimos acosados por la diversa información proveniente de televisión, radio, Internet, e-mails, redes sociales.

sobrepasados-de-información

Además, tampoco nos dejan a solas los teléfonos y el buzón del correo tradicional.

Tanto tú como yo, queremos estar bien informados, no nos resistimos a que algo esté ocurriendo a nuestras espaldas. Pero, demasiada información no es una ayuda, al contrario, nos confunde más y no nos permite hacer una buena selección.

Para poder digerir este tropel informativo, recurrimos a la lectura superficial. Ya hemos cometido el primer error, pues para que la información se convierta en conocimiento, necesita reflexión.

Además, todo esto nos genera una acumulación de información, dado que si no tenemos tiempo para leerlo, lo acumulamos para otro momento. Todos caemos en esta costumbre, y lo más cómico es que mucha de esa información jamás la leeremos, pues cuando necesitamos algún dato no recordamos que lo hemos guardado, y recurrimos a Internet para buscar ese material.

Ah, estoy segura que también te ha ocurrido a ti de estar leyendo un artículo, y al encontrar un enlace, ir a él, y olvidarte del artículo que originó la lectura.

Esta lluvia de datos nos lleva además, a la multitarea. Durante una jornada de trabajo hacemos las mil y una piruetas para al mismo tiempo que redactamos un informe, lograr contestar los e-mails que no paran de llegar, atender el teléfono, fijarnos en el mensaje que acaba de llegar por Facebook, mientras comienza a sonar el móvil… y así, día tras día.

Me pregunto, ¿logramos mantener la eficacia trabajando de esta manera? Pues cada tarea necesita de atención, si bien creemos que podemos hacer miles de cosas al mismo tiempo,  estoy segura que la calidad no resulta óptima en todas ellas. Además, qué estado de angustia nos genera el temor de no poder cumplir con todo.

En resumen, resulta imposible estar informado de todo y además en profundidad. Cuando buscamos información debemos tener presente nuestros intereses y nuestros objetivos. A veces, encontramos algún artículo que sin estar dentro de nuestros objetivos nos puede interesar, en ese caso lo guardamos. Pero evitemos acumular “por si acaso”. Si ese “acaso” surge, para eso tenemos Internet a nuestro alcance en todo momento.

Susana Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

 

 

 

Si la información ha sido de tu agrado, compártela con tus contactos.

 


Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>