Provoca tu propio brainstorming

Hace unos años, formaba parte del equipo de Recursos Humanos de una multinacional. Recuerdo que en aquellos tiempos, cuando hacía falta innovar y nuestro jefe observaba que todos andábamos con la creatividad algo marchita (casi siempre debido al gran estrés por las exigencias del día a día), nos anunciaba “el próximo fin de semana nos vamos todos a descansar  a una cabaña”. Eso significaba que iríamos, el equipo al completo, en búsqueda de la calma y el ambiente relajado necesarios para que nuestra creatividad se despierte. Nuestro jefe sabía, por experiencias anteriores, que allí se produciría el brainstorming o también conocido como tormenta de ideas.

tormenta-de-ideas-brainstorming

El brainstorming es una técnica de creatividad

El brainstorming es una técnica de creatividad y su objetivo principal es idear una solución a un determinado problema o mejorar las ya existentes. Se compone de tres fases: Planteamiento del problema, Producción de ideas (la propia tormenta de ideas) y  Hallazgo de la solución.

La función de nuestro equipo era el de generar la mayor cantidad de ideas posibles, sobre el tema determinado,  en un lapso corto de tiempo. Todos podían aportar sus ideas dando rienda suelta a su creatividad y energía, las exposiciones debían ser breves para dar tiempo a que todos participaran, ninguna idea era rechazada ni juzgada, se debía eliminar todo tipo de crítica y autocrítica, así como las discusiones y explicaciones. Nuestro jefe se ocupaba de dirigir la sesión , otra persona tomaba nota de las frases en la pizarra y el resto de los participantes producíamos las ideas.

Todas las veces que realizamos esta experiencia, partíamos de “aquella cabaña” con la agradable sensación del deber cumplido y con grandes expectativas de llevar a la práctica el producto obtenido de “la gran tormenta” que habíamos armado.

Si estás falto de ideas y necesitas incentivar tu creatividad, puedes armar tú solo el brainstorming desencadenante, no es necesario formar parte de un grupo. Lo que sí debes tener en cuenta, es seguir determinados pasos. Toma nota:

  1. Determinar el problema a resolver: es el momento de pensar con qué cuentas y el de toma real de consciencia de lo que  te hace falta solucionar, sin forzar el pensamiento en nada en particular.
  2. d
  3. Tomar distancia: ahora trata de alejar todo pensamiento anterior, limpia tu mente y relájate para que tu cerebro entre en la fase de la creatividad. Si sigues pensando, la creatividad no se acercará.
  4. d
  5. Inspiración: sin darte cuenta, comenzará la parte más emocionante, surgirán todo tipo de ideas, no descartes ninguna, anota, y deja que sigan fluyendo. En un momento determinado, te darás cuenta que la intensidad va disminuyendo. Esto es característico de la tormenta de ideas. Es hora de seguir con el próximo paso.
  6. d
  7. Selección: comienza la fase más complicada, reconocer entre todas cuál es realmente la buena idea. Toda buena idea tiene las siguientes características: es distinta y sorprende; implica  riesgo como todo acto creativo y que funcione. Esto último, es lo más delicado para comprobar.
  8. d
  9. Aplicación: una vez que verifiques que la Selección es la adecuada, es el momento de llevarla a la práctica. No te quedes con ninguna idea en la cabeza, vence el temor, sólo sabrás si funciona cuando le des vida.

Como todo ejercicio, al comienzo te costará un poco, pero todo depende de ti, así como entrenas para que tu cuerpo se mantenga ágil y elástico, a nuestro cerebro le ocurre lo mismo, ¡ejercítalo!

Susana Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

 

 

 

Si la información ha sido de tu agrado, compártela con tus contactos.


Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>