Pautas para corregir tus propios textos

Todos los que escribimos con regularidad, por no decir que pocos son los días que no lo hacemos, alguna vez hemos “topado” con la tan temida página en blanco. Gracias a esa fama es que ya no nos preocupa tanto. Hemos descubierto que el secreto está en no temerle, sino que debemos aumentar la frecuencia de ese enfrentamiento, escribir cada día más, y no dejar de hacerlo ni un solo día.

pautas-para-corregir-textos

Cuando la escritura se comienza a diversificar, a diario son varios los artículos, posts y textos que se redactan, y debido a la falta de tiempo y las prisas es fácil que se nos escapen errores graves,  tanto en la ortografía como gramaticales.

En mi opinión, así como hemos aprendido a ejercitarnos para que no nos asuste “la página en blanco”, debemos hacerlo en lo referente a la corrección de los errores de nuestros propios textos. Si dejamos pasar por alto esta revisión, la calidad de nuestros escritos se verá seriamente afectada.

Para efectuar la revisión de mis textos, sigo algunos pasos que son muy sencillos, y  me obligo a hacerlo aunque cuente con muy poco tiempo, pues el resultado que obtengo lo vale. ¿Te gustaría llevarlos a la práctica? Pues, toma nota:

  • Cambia la apariencia del texto: no siempre tenemos cerca a alguien que nos ofrezca otros dos ojos para descubrir ese error al cual se acomodan nuestros ojos y nuestro cerebro. Por lo tanto, cambia la fuente y tamaño de letra; prueba con otro color de texto; intenta con una resolución de pantalla diferente o modifica el color de fondo. Si tienes más tiempo, puedes imprimir el artículo y leerlo, al pasarlo al papel muchas veces se encuentra el “error tímido”.
  • Modifica el orden del texto: deja de lado el sentido lógico de tu escrito. Separa los diferentes párrafos y léelos sin respetar su orden, mézclalos, no busques el sentido total del artículo, sino limítate a leer cada párrafo de forma independiente.
  • Lee en voz alta: esta medida es excelente, nada como nuestro oído para detectar incoherencias. Lo que no salta al leerlo en el papel o en la pantalla,  sí se descubre al pasar al sonido, en “el aire” lo atrapamos, no nos suena, y así podemos lograr el equilibrio en esa frase que en la lectura pasaba desapercibida.
  • Haz una pausa: esto ya lo he recomendado en otras ocasiones. Tómate un descanso, aunque no sea muy largo, puedes intentarlo dando un paseo o  dedicar unas horas a otra actividad. Lo que aquí debes lograr, es tomar distancia de ese texto, oxigenarte, conectar con otras cosas. Después, sí, retoma la tarea, repite la revisión y siempre si algo se escapó, aquí es cuando aparece.

Aunque te encuentres agobiado por la falta de tiempo, no descuides este paso tan importante antes de editar tus escritos. Recuerda, es como en todo lo que emprendemos, más vale calidad que cantidad.

Oficina Virtual Hoy ofrece el servicio profesional de Corrección de textos, Redacción de post y Traducción. Solicítalo enviando un mensaje a: redacción arroba oficinavirtualhoy.com.

Susana Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

 

 

 

Si la información ha sido de tu agrado, compártela con tus contactos.

 

 

 


Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>