Nueva modalidad de trabajo a muy corto plazo

Hace ya mucho tiempo que se vienen anunciando grandes cambios en las prácticas de trabajo tal y como las realizamos hoy día. La actual realidad económico-social mundial ha acelerado este proceso ubicándolo en la próxima década.

Ya no sólo se trata del cambio de intereses que proviene de parte de los trabajadores sino que los empresarios también han comenzado a experimentar las ventajas al aplicar algunas modificaciones  en ciertas modalidades que eran de uso frecuente en el pasado.

Nuevas-formas-de-trabajo

Después de leer  la teoría de los académicos  Alison Maitland y Peter Thomson, investigadores de Cass Business School y Henley Business School, respectivamente, ya no nos queda duda que esta revolución laboral será una realidad. Ambos académicos sostienen que es necesario un cambio radical en las prácticas de trabajo para que las empresas logren aumentar la producción, reducir costes, acelerar el acceso a nuevos mercados y dar además una mayor libertad a los empleados.

La teoría de estos académicos está basada en una encuesta realizada a 360 directivos de 40 países y a un análisis de empresas que ellos citan en un libro que están a punto de publicar.

La mayoría de los directivos encuestados cree que en los próximos diez años habrá una revolución en las prácticas laborales.  Casi el 80% opina que sus negocios se beneficiarán con las nuevas formas de trabajo y asimismo, que parte de ese cambio deberá pasar por dar más autonomía a sus trabajadores.

Alison Maitland y Peter  Thomson aseguran que la base que provocará el cambio será  por un  lado el trabajo flexible y la remuneración por resultados que dejarán atrás a los contratos por horas, y por otro que las oficinas dejarán los horarios fijos de 9 a 5 por lugares de encuentro en los que los empleados decidirán cuándo, dónde y cómo hacer su trabajo.  Maitland afirma: “Estamos en el siglo XXI pero todavía nos aferramos a un modelo de trabajo fijo que proviene de la era industrial. Se exigen largas jornadas de trabajo y se compensan sin ninguna medida de productividad relacionada”. Y dado que el estudio prueba que los empleados son más productivos si tienen mayor autonomía, Maitland termina agregando: “Confiar en la gente vale la pena”.

Y  para terminar, agregamos los nombres de dos empresas que los autores de este estudio citan como ejemplo en donde los trabajadores son compensados por lo que producen con independencia de donde y cuando lo hagan.  Una de ellas es GOOGLE.  Matt Brittin, CEO de Google en Reino Unido  e Irlanda, explica: “Nuestros ingenieros pueden trabajar a cualquier hora mientras puedan coordinarse con sus compañeros y entreguen lo acordado”.

La otra es la marca de ropa GAP, esta empresa ha reducido a la mitad la tasa de rotación de los empleados. Eric  Severson, director de RRHH y Comunicación de GAP asegura: “Los trabajadores son responsables de lo que consiguen, más que de la cantidad de tiempo que pasan en un proyecto o las horas que trabajan”.  Y agrega que: “El nuevo enfoque a la compensación les ha generado  una enorme ventaja competitiva”.

¿Le interesa seguir al tanto de los cambios que se producirán en el mundo del trabajo?, nos permitimos ofrecerle el servicio de información personalizada. Por favor complete con sus datos el formulario de contacto. Suscribiéndose al sitio, recibe por e-mail las actualizaciones en el momento de ser publicadas.

 

Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>