Me perdono, me libero y desaparece el resentimiento


eliminar-el-resentimientoMuchas veces, cuando somos ofendidos, nos resulta difícil olvidar. Lo que sí podemos lograr es que no nos afecte lo sucedido. Pero cuando lo ocurrido nos resulta inaceptable, ahí se complica el tema y entonces somos incapaces de perdonar. Podemos considerar de inaceptables a muchas situaciones vividas, ya sea porque se han traicionado acuerdos, unos principios, porque no se han cumplido nuestras expectativas o no se han respetado ciertos valores. Por más que no estemos de acuerdo con los hechos, tenemos que aceptar lo ocurrido. Que los aceptemos no quiere decir que estemos de acuerdo con ellos. La ira, lejos de solucionar las injusticias, crea más rencor y más injusticias.

Y esto es fácil de comprobar, pues cada vez que alguien nos ha dañado, defraudado, herido o traicionado, inmediatamente nace en nosotros un deseo irresistible de hacérselo pagar. Tenemos que hacer justicia. La rabia no nos deja separarnos de la situación ni de la persona que nos ofendió, todo lo contrario, cada vez sentimos más resentimiento.

Mientras nos sigamos preguntando ¿Cómo han podido engañarnos? ¿Cómo creímos y confiamos en esa persona? ¿Se puede ser tan tonto?, estos pensamientos nos seguirán torturando día tras día. Para lograr que esto termine, lo primero que tenemos que hacer es perdonarnos, tomar esta experiencia como lección de vida para no volver a repetirla.

Debemos tomar conciencia que muchas veces el problema surge cuando no sabemos poner límites al entregarnos a las vivencias. Si salen mal, pues buscamos culpables fuera de nosotros. La solución verdadera está en perdonarse a sí mismo por haberse dejado caer en esa situación.

Pero además, debemos lograr perdonar a quien nos ha herido. Nos resultará más fácil conseguirlo si tomamos conciencia de que quien nos ha hecho daño es también un ser humano con sus falencias, debilidades, ignorancia, creencias y sus impulsos y rabia.

Y para lograr perdonar por completo, debemos ser conscientes de lo que sentimos por dentro, aceptarlo y afrontarlo.

Pensar en positivo nos ayudará a liberar esos sentimientos que nos impiden lograr la paz interior. Cada vez que perdonamos, soltamos ese lastre que nos impide mirar hacia delante, y recuperamos así el dominio de nosotros mismos.

Susana Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

 


Si la información ha sido de su agrado, compártala con sus contactos.

Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>