Ir al sitio de Oficina Virtual Hoy

 

¿Encontrar la vocación, es posible?


Esta sección que cada mes llega a Uds. y cuya intención es ayudarles a mejorar la calidad de su vida cotidiana, trata hoy sobre un tema, que a mi entender es el más importante para que cada uno de nosotros logre conseguir la satisfacción de una vida plena, en todos los aspectos.


Me estoy refiriendo a la vocación, a lo que muchos conocen como la llamada. Tiene que ver con seguir aquello que uno siente que le atrae y además le permite sentirse productivo, útil para el resto del mundo. Descubrir la propia vocación es una de las cosas que da mayor sentido y orientación a la propia vida.


No todos tenemos los mismos intereses, a cada persona le fascinan cosas diferentes que se manifiestan en una inclinación natural a seguir aprendiendo sobre ciertos temas. Todos los seres humanos poseen talentos o habilidades especiales, lo que los lleva a realizar cosas con mayor creatividad o facilidad de manera instintiva.


Existe una gran diferencia entre lo que se realiza por vocación o por mero deber. Cuando nos dedicamos a algo que nos interesa la capacidad de esfuerzo y concentración aumenta. La persona se siente “cómoda en su piel”, moviéndose en su ambiente, más dispuesta a superar los obstáculos. Y lo más importante: la tarea o el trabajo dejan de ser un medio para convertirse en un fin.


Cuando debemos elegir una ocupación, a menudo se tienen en cuenta factores externos: las posibilidades de trabajo, la remuneración, el prestigio social, la opinión de los parientes, los maestros, los amigos. En cambio, seguir la vocación significa encontrar el propio rumbo siguiendo las señales internas y no las externas. El objetivo es dirigirse hacia lo que uno quiere ser, aunque implique ir contracorriente.


Pero... ¿Siempre es posible realizar la vocación? Uno de nuestros mayores retos es descubrir y dar forma a nuestro potencial como personas integrantes de una sociedad. No siempre las circunstancias nos son favorables, pero de alguna manera debemos expresar esas capacidades e inquietudes que bullen en nuestro interior, ya sea con la actividad profesional o en el tiempo libre, de lo contrario en algún momento aparecerá el sufrimiento o la desidia en nuestras vidas.


Muchas personas se sienten atrapadas en trabajos que no les satisfacen y de los que no pueden prescindir. Otras tienen pánico a correr el riesgo de iniciar un cambio y equivocarse y otras están tan atrapadas en la rueda de la rutina que apenas tienen tiempo para plantearse otras alternativas.


El primer requisito es atreverse a soñar. Muchas veces le cortamos las alas al entusiasmo pensando en las condiciones adversas y esto nos impide conectar con las necesidades o deseos verdaderos. Pero al despertarse el entusiasmo se forma al mismo tiempo una isla de interés, algo que nos atrae y nos hace vibrar de emoción. Es preciso escuchar esta señal.

 

 

 

 

www.oficinavirtualhoy.com
Copyright: © 2011 por Oficina Virtual Hoy
Todos los derechos reservados acerca de, concepto, diseño, imágenes y contenido