La gestión de contenidos y sus responsabilidades jurídicas

Al momento de organizar mi jornada diaria, una buena parte de tiempo se lo adjudico a la lectura, y a su vez, la lectura, la subdivido según sea el objetivo que persigo, ya sea laboral o de simple disfrute de la literatura.  Por el tipo de trabajo que realizo, necesito estar bien informada sobre todos los temas referentes a internet, redes sociales, redacción, actualizaciones sobre el  idioma, formación,  recursos humanos, teletrabajo, y otros más que no detallo pues no es mi intención aburrirte.

Responsabilidad jurídica de la gestión de contenidos

Quiero compartir contigo un material referente a las nuevas profesiones que han surgido como consecuencia del gran crecimiento de las nuevas tecnologías. Leo con frecuencia las publicaciones de Alejandro Touriño, pues siempre logra dar un enfoque muy interesante a todos los temas que desarrolla. En esta oportunidad, me ha gustado mucho su análisis sobre lo que se conoce como “curador de contenidos” y al cual se le augura un excelente futuro. Te hago un resumen de lo que me resultó más atrayente y aclaratorio de su artículo.

Esta  profesión lleva años en la práctica, en sus comienzos se la conoció como “curador de contenidos”, luego, con la recomendación de la Fundéu BBVA, se utilizan los términos responsable, editor o gestor de contenidos. Comparto con Alejandro Touriño, que la última opción es la más ilustrativa, puesto que la tarea de esta figura es la de encargarse de la selección, filtrado y edición de información y contenido de internet, es decir, debe elegir lo mejor de la red  teniendo en cuenta el ámbito de interés para los lectores de un portal.

Y ahora, te cuento lo más interesante del enfoque que te mencioné,  que  es el dado en cuanto a las responsabilidades jurídicas de esta profesión, que surgen debido a que, entre otras cosas, su función es la de generar  contenidos nuevos a partir de informaciones ajenas.

El análisis se ha realizado separando las funciones del gestor de contenidos en dos grupos, según sean las tareas:

  • Selección, filtrado y compartición de contenidos de terceros

La legislación vigente no ampara el copiar el contenido de otro portal web, aunque se enlace al mismo y se cite la fuente, entendiéndose tal conducta como una infracción de los derechos de propiedad intelectual del titular original  del contenido, salvo, obviamente, que se cuente con la autorización de este”.

“La cita, como generalmente la entendemos, está restringida a los ámbitos docente e investigador y es vetada, por ende, al resto de escenarios. Todo ello, naturalmente, sin perjuicio de los concretos términos de uso del sitio web de origen, que podrá establecer condiciones más permisivas en la reutilización de contenidos”.

“Para que el resumen de otros medios sea lícito no podrá consistir en la mera reproducción de los contenidos, sino que requerirá además que la extracción sea parcial y se añada un juicio crítico o de valor por parte de quien realiza la reseña, so pena de precisar del consentimiento de los legítimos titulares de las obras originales para ello”.

  • Creación de contenidos a partir de informaciones publicadas por terceros

“Detectar una información en un medio y, a partir de esa información, generar una pieza nueva y distinta es perfectamente legítimo, sin más límites de no caer en el plagio, a través de la copia textual del contenido original”.

Toma muy en cuenta todas estas recomendaciones, en nuestras manos está contribuir a que internet cuente cada día con un material más rico y creativo, sin recurrir a la facilidad de la copia.

Susana Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

 

 

 

Si la información ha sido de tu agrado, compártela con tus contactos.

Deja un comentario

  

  

  

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>