¿Eres un adicto al trabajo?

No podemos decir que una persona que pasa mucho tiempo en su trabajo sea un adicto a él. Se necesitan otros detalles más para afirmar que lo es.

De hecho, existen algunas personas que están muy motivadas con las tareas que desempeñan y que suelen añadir horas adicionales a sus jornadas laborales. Sin embargo, se las arreglan para equilibrar dando también tiempo a sus familias, amigos, así como también para ellos mismos.

la-adiccion-al-trabajo

Los problemas de la adicción al trabajo

Los adictos al trabajo son incapaces de alcanzar ese equilibrio. A menudo, están obsesionados con el cálculo de las horas que dedican a trabajar y se identifican de tal manera con su trabajo que les resulta imposible sentirse vivos cuando no están trabajando.

Estos adictos al trabajo tienen tendencia a sufrir un montón de molestias tales como ansiedad, depresión y problemas gastrointestinales.

Hacer demasiado termina siendo insalubre, y acaba provocando angustia, pues las relaciones se resienten al igual que la profesión.

Si eres uno de estos adictos, pero estás listo para dejar de vivir sólo en función del trabajo, aquí hay algunas sugerencias que podrán ayudarte a lograr un mejor equilibrio:

  • Establece límites: oblígate a dejar el trabajo a una hora determinada todos los días. Prohibido trabajar a la hora de la cena, y menos aún comer en la oficina.
  • Reorganiza las cosas a hacer en tu agenda: establece prioridades y elimina o delega lo que no puedas hacer. Agrega  algún pasatiempo agradable a la lista.
  • Aprende  a decir no: no seas el primero en ofrecerte cuando se solicita un voluntario para quedarse. Familiarízate con tu descripción de tareas y conviértela en tu fuente de referencia constante.
  • Ejercítate: en el caso en que no hayas podido dejar de trabajar los fines de semana, comienza por reservar un fin de semana por mes en caso de alguna acumulación de trabajo. Luego, pasa esas horas adicionales con tu familia y amigos. Con la práctica lograrás la nueva organización.

Trabajar mucho, así como abusar del  alcohol, puede enmascarar serios  problemas psicológicos, y obstaculizar la salud física, así como las relaciones personales.  La dependencia al trabajo no debe minimizarse, pues por desgracia, es más difícil desprenderse de ella que de otras dependencias, la diferencia está en que no está mal conceptuada socialmente, todo el mal recae en ti.

Susana Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

 

 

 

Si la información ha sido de tu agrado, compártela con tus contactos.


Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>