El teletrabajo y los requisitos ineludibles para su práctica


He pasado gran parte de la mañana haciendo un repaso de varios artículos referentes a teletrabajo que poseo en mis archivos. Algunos de ellos son de hace dos años y otros más actuales. Los he consultado por el solo hecho de verificar una hipótesis que ya tenía en mente, y acabo de confirmarla.  ¡Siempre hay que documentarse antes de lanzar la opinión!

condiciones-del-teletrabajo

El teletrabajo y los requisitos ineludibles para su práctica

Pues continúo, las opiniones sobre esta modalidad de trabajo que se vertían hace dos años, en su mayoría, destacaban las grandes ventajas y excelencias de su implementación. Luego, a medida que fue pasando el tiempo, ya las opiniones se comenzaron a nivelar entre las ventajas y desventajas, y en estos momentos casi se podría decir que las desventajas se han convertido en estrellas de este trabajo a distancia.

Por mi parte, nada mejor como un buen refrán para explicar mi posición: “Ni tanto  ni tan calvo”.

La mejor manera para que un proyecto resulte exitoso, es tomar todos los recaudos posibles, ya sea con formación, planificación y prueba de su factibilidad. Esto también es válido para el teletrabajo. Deben cumplir ciertos requisitos inexcusables, tanto la empresa como el candidato a teletrabajador. No es cuestión de improvisar, sin las aptitudes y las actitudes necesarias de ambas partes, fracaso seguro.

Os presento las pautas a seguir  para que la aplicación del teletrabajo sea exitosa,  tanto para la empresa como para el teletrabajador.

  • Las empresas deben asegurarse de contar con el compromiso de todos los responsables de los distintos departamentos que participen en el proyecto. Recursos Humanos, Sistemas y Administración desempeñan aquí un papel preponderante.
    La selección de los empleados para participar en el programa, deberá realizarse tomando en cuenta a personas confiables, con las capacidades adecuadas y que estén convencidas que la nueva modalidad facilitará sus tareas.
    Comunicar el programa, a los potenciales teletrabajadores, de manera clara y tomando los recaudos para que todos conozcan bien las características y se sientan parte del mismo.
  • La capacitación es fundamental. Deberán recibirla tanto  los teletrabajadores como sus jefes y demás compañeros. El programa prosperará si todos conocen su importancia, políticas y herramientas.
    Mediante el establecimiento de períodos de prueba, se podrán corregir errores y en el caso de no adaptabilidad, permitir a los empleados que retomen su forma de trabajo tradicional.
  • Fijar objetivos claros para cada uno de los puestos de trabajo.
  • Redactar nuevos contratos de trabajo en los que consten las nuevas condiciones, que deberán respetar y cumplir empresa y teletrabajador.
  • Las empresas deberán respetar la privacidad de los hogares de los teletrabajadores, ya que estos no forman parte de sus oficinas.
  • Alternar el trabajo presencial con el virtual. Es positivo para los trabajadores asistir a las oficinas, mantiene vivo el sentimiento de grupo.
  • La empresa debe asumir todos los gastos producidos por el teletrabajador en el desempeño de la tarea asignada, tales como conexión a internet, uso de impresoras, aumento del consumo telefónico, entre otros.

La aplicación del teletrabajo nos presenta los mismos desafíos que otros proyectos, por lo tanto,  ni  las empresas deben aplicarlo sin conocer bien las posibilidades reales con que cuentan para llevarlo a cabo, ni el futuro teletrabajador debe asumir esa responsabilidad si no reúne las condiciones para trabajar en solitario.

Susana Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

Si la información ha sido de tu agrado, compártela con tus contactos.


Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>