El teletrabajo sinónimo de mayor productividad laboral

Está más que demostrado que el teletrabajo genera, en los que lo llevan a la práctica, una mayor productividad y compromiso con las tareas que desarrollan, ¿Entonces, por qué esta modalidad de trabajo no crece en la medida que debiera?

No es la primera vez que me encuentro ante este interrogante. En muchas oportunidades he mencionado desde estas páginas los múltiples beneficios que proporciona el teletrabajo tanto a los empleados como a los empleadores. He leído y comentado los resultados de diversas encuestas realizadas por empresas de investigación sobre el tema del teletrabajo así como estudios llevados a cabo por universidades de renombre internacional.

ventajas-del-teletrabajo

Además, en muchos artículos he mencionado y enumerado las ventajas que proporciona aplicar el teletrabajo y la satisfacción provocada en los empleados beneficiados con su realización. Por lo tanto, no es mi intención enumerarlos una vez más.

En esta ocasión, es otra la inquietud que me lleva a mencionar el teletrabajo. Es algo que me llama la atención desde hace ya mucho tiempo, y en particular me sucede al leer los numerosos artículos que se publican en los diversos medios.

Estaba hoy leyendo noticias sobre teletrabajo, cuando leo un artículo que me despierta ese interrogante, mi primera reacción es seguir leyendo los demás, pero, retrocedí y regresé al que había despertado mi curiosidad por lo que ya les he comentado más arriba. Me refiero a un artículo de La Vanguardia.com, en donde se mencionan como siempre los beneficios del teletrabajo.

En este artículo eché de menos, como me ocurre con la mayoría de publicaciones sobre este tema, la falta de mención del principal obstáculo para que el teletrabajo ocupe sin más dilación, el lugar que se merece en la vida laboral.

En este blog, con anterioridad y en varias ocasiones, he mencionado que la principal traba para implementar el teletrabajo es la falta de cambio en la mentalidad de los máximos responsables de las pequeñas, medianas y grandes empresas.

A pesar de contar ya con herramientas tecnológicas que posibilitan a la empresa la supervisión de las tareas que realiza el teletrabajador en su casa, aún así, los empleadores siguen prefiriendo tener al empleado al alcance de su vista.

Y aquí es cuando hago extensivo a todos vosotros el resolver este enigma. ¿Por qué confiamos, cuando conducimos nuestro coche, sin ningún problema en las directivas de nuestro GPS y no así en que nuestros colaboradores sean productivos si no los controlamos?, ¿sabían que estamos a punto de conceder el derecho de elección de nuestros gobernantes a adolescentes de 16 años, pero no merecen nuestra confianza teletrabajadores con mucha más edad? y ¿por qué cuesta tanto que un proyecto de teletrabajo deje de ser un proyecto para convertirse en ley?

La naturaleza humana presenta múltiples curiosidades, ya he manifestado mi opinión, pues me gustaría mucho conocer la vuestra.

¿Le interesa la evolución  del Teletrabajo en el mundo?, nos permitimos ofrecerle el servicio de información personalizada.   Por favor complete con sus datos el formulario de contacto. Suscribiéndose al sitio, recibe por e-mail las actualizaciones en el momento de ser publicadas.

Susana Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

 

 

 

Si la información ha sido de su agrado, compártala con sus contactos.

Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>