El prestigio

 

 

 

El prestigioLos occidentales sabemos qué tan seriamente toman los japoneses la pérdida del prestigio. En ocasiones los puede llevar al suicidio. Menos conocido es que no sólo las personas, sino también las compañías, tienen un prestigio en Japón. El noren, como se lo denomina, y tiene una larga historia.

En sus orígenes eran simplemente unas cortinas cortas y rajadas que colgaban en forma transversal de las puertas de las tiendas y restaurantes. Hechas en pesada tela de color azul, el noren, por lo general, ostentaba el nombre o emblema del propietario. Con el paso del tiempo el noren se convirtió en un símbolo del negocio en sí, simbolizando su reputación.

En alguna ocasión cuando un empleado predilecto, por lo general casado con alguien de la familia del propietario, se separaba para establecer un nuevo negocio, se le permitía utilizar el noren de su trabajo anterior, lo que mostraba una relación continuada. Esto sería algo similar a las franquicias modernas, donde el uso de una marca comercial garantiza una norma de calidad.

Hasta hace pocos años atrás, cuando Japón comenzó a emerger como una fuerza comercial mundial, la gran mayoría de las firmas japonesas creyeron que era indigno anunciarse para hacer negocios. Mantuvieron sucursales no tanto para efectuar negocios sino para proteger el noren. Cuando se anunciaban no eran sus productos, sino simplemente el nombre de la compañía y su dirección, su noren. Con frecuencia se incluía otro aspecto: la suma del capital manejado por la compañía. Esta era la forma de establecer la posición.

Frank Wertheimer, un distribuidor canadiense en Japón en la década de 1950, recuerda el dilema del gerente de un hotel donde se encontraban algunos importantes hombres de negocios. Comenta que el gerente pasó horas haciendo una lista de las compañías de acuerdo con su capital, ya que ésta era la única forma apropiada de determinar el orden en el que deberían de ser llevados a la entrada del hotel los automóviles de los ejecutivos al finalizar la conferencia.

Nilda Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

 

 

 

Si la información ha sido de tu agrado, compártela con tus contactos.

 

 

 

Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>