El modelo lo eliges tú

Dedicarme un día entre semana para cortar con la rutina, ha sido siempre una costumbre que no estoy dispuesta a abandonar, suceda lo que suceda y “caiga quien caiga”.

Ayer salí a caminar, el tiempo me inspiró desde temprano. Luego de una buena marcha y como ya me apetecía un café, entré en una cafetería para hacer un alto en el camino.

trabajar-con-nuevas-tecnologias

No puedo negar que soy una lectora empedernida, y por eso es que siempre llevo en mi bolso algo para leer. Por lo tanto, mientras disfrutaba de mi café, saqué el periódico que puse en el bolso antes de salir. Allí encontré un artículo referente a las nuevas tecnologías, que hubiera preferido no leer. No porque me disguste el tema, al contrario, son las herramientas que utilizo a diario, pero me alejó del descanso intelectual que pretendía lograr con el paseo.

Sin embargo, debo reconocer que la cuestión allí planteada,  me ha recordado muchas situaciones que observo en el entorno de la asistencia virtual.

Es cierto que las nuevas tecnologías han contribuido mucho a simplificar nuestro trabajo. De todas maneras, cada día que pasa tenemos menos tiempo libre, o sea, ¿Las nuevas tecnologías han mejorado nuestra calidad de vida o la han complicado? En pocas palabras, esto es lo que se planteaba en el artículo.

Los que nos dedicamos a la asistencia virtual, sabemos que en este ámbito, más que en ningún otro, los cambios son continuos, vertiginosos diría yo, las modas se mueven al compás impuesto por la competitividad. Si nos dejáramos llevar por esto, terminaríamos siendo molinillos en manos del viento.

Tomemos por ejemplo las redes sociales, el que no está presente en todas, no es nadie. Ya no es cuestión de calidad, sino de estar. Por supuesto, que en nuestras manos está elegir. Como en todas las cuestiones de la vida, siempre para optar por algo, hay que sacrificar alguna cosa a cambio. En esta cuestión, tú eliges ¿cantidad o calidad?

Lo que no podemos admitir, es que los otros decidan nuestro ritmo de trabajo. Si lo permitimos, dejemos de lado las quejas, los lamentos por la falta de tiempo. No son las nuevas tecnologías las que nos obligan a dejar la piel en el camino, más bien es la ambición de cada uno. Pretender seguir el ritmo del montón, sin tomar en cuenta, que en este entorno como en cualquier otro, lo que en verdad vale  es la calidad,  eso ya depende de una opción individual.

Podríamos comparar esta situación con otra que se le asemeja bastante. En el mundo de la moda, todos conocemos a la fashion victim (víctima de la moda). ¿A quién no le gusta vestir bien y estar a la moda? a la mayoría, pero no todos somos víctimas del ir y venir de los cambios que los diseñadores nos imponen. La decisión de elegir entre un modelo y otro es nuestra.

Susana Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

 

Si la información ha sido de tu agrado, compártela con tus contactos.

Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>