El ejercicio físico, vital para nuestro bienestar




El ejercicio físico, vital para nuestro bienestarHemos leído y escuchado muchas veces que el ejercicio es muy importante para nuestra salud física. Todos sabemos que no sólo fortalece el corazón y los pulmones, sino también las articulaciones; aumenta el tono y fuerza de los músculos; incrementa la flexibilidad, resistencia y densidad de los huesos; mejora la circulación, la digestión, la respiración, el metabolismo y el sistema inmunológico; regula los niveles de glucosa y colesterol en sangre ; mejora con él nuestra resistencia y condición física; podemos prevenir y tratar varias enfermedades tales como cardiovasculares, diabetes, cáncer y artritis. Y descartado está que además nuestra apariencia será más armónica y bella.

Todo lo que acabamos de enunciar es lo que hace a nuestra parte física, pero en esta ocasión hablaremos de los beneficios psicológicos que el ejercicio nos proporciona, que por otra parte no solemos escucharlo con tanta frecuencia. Sin embargo, está comprobado que el ejercicio también beneficia la salud mental y emocional, otorgándonos un gran bienestar.

Cuando realizamos ejercicio físico actuamos sobre nuestro cuerpo y esto se expande en nuestro ser a nivel químico, energético, emocional e intelectual.

Con la práctica del ejercicio que cada uno elija logramos liberar la tensión acumulada, y de esta manera disminuir el estrés, alejando así la ansiedad, la depresión y los síntomas de irritabilidad y mal humor que ésta nos produce.

También aumentamos el flujo de oxígeno al cerebro lo que repercute en una mejora de la capacidad de aprendizaje, concentración, memoria y el estado de alerta.

El ejercicio repetido nos permite alcanzar nuevas metas, lo que hace aumentar la confianza en nosotros mismos y desarrollar un espíritu de superación en los demás aspectos de la vida.

Y quien no ha escuchado hablar de la liberación de endorfinas que se produce al hacer ejercicio. Estas hormonas son las que producen la sensación de placer y euforia después de una prolongada caminata a paso firme.

La actividad física nos distrae de las preocupaciones al brindarnos diversión y al mismo tiempo logramos un estilo de vida más saludable.

El juego y al deporte son elementos fundamentales de la conducta motriz, además de ser factores de actividad física, constituyen un entramado de relaciones sociales que contribuyen al equilibrio personal, pues fomentan las relaciones interpersonales ya que son utilizadas como un medio de adecuación e inserción social.

Para los que ya tienen una actividad elegida, a no abandonarla, y a aquellos que jamás encuentran el tiempo para comenzar, acabamos de darles motivos de peso para decidirse.

Susana Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

 

 

 

Si la información ha sido de tu agrado, compártela con tus contactos.




Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>