El blog, herramienta para definir tu nicho

En posts anteriores he hablado de la importancia que tiene internet en el desarrollo exitoso de tu negocio. Asimismo, me he referido a la Newsletter , herramienta  eficaz  para mantener y construir relaciones con tus clientes actuales y potenciales.

Ahora  le ha llegado el turno al Blog, de forma breve diré que es un sitio web que permite publicar y compartir contenidos, noticias y artículos con tus lectores, además de ser un medio ideal de comunicación con tus clientes. Por lo general, las empresas los tienen integrados a la página web corporativa, de esta manera, mantienen al día a sus usuarios,  brindándoles todas las novedades de sus productos y servicios, así como de los temas que estén relacionados con la empresa. El objetivo principal es crear empatía con los lectores.

 

encontrar-nicho-de-mercado

El blog como herramienta para encontrar un nicho de mercado

En esta ocasión, me centraré en la importancia que tiene un Blog para las Pymes. Estas pequeñas empresas no siempre cuentan con el presupuesto necesario para hacer un estudio de mercado con el fin de precisar con exactitud su nicho de mercado  o para  mejorar sus servicios.

Veremos, cómo es posible, mediante una estrategia sencilla y eficaz, lograr satisfacer esta necesidad.

Tanto si se trata de buscar cuáles son los problemas que los lectores están buscando resolver, como si lo que queremos es definir bien el producto o servicio que queremos ofrecer, crear un cuestionario es sin duda el arma más efectiva. Aunque parezca simple, es uno de los mejores caminos para encontrar la solución más exitosa, dado que serán los usuarios quiénes nos darán respuesta a sus necesidades.

Para elaborar el cuestionario que subiremos al Blog, las siguientes recomendaciones te ayudarán a sacarle el mejor rendimiento.

  • Debes darle la palabra al lector, si sólo le ofreces la oportunidad de contestar a tres o cuatro preguntas, lo más probable es que lo esencial se escape. Por lo tanto, haz sólo preguntas  abiertas y siempre dando suficiente espacio para que pueda extenderse si así lo desea. En esas opiniones encontrarás ideas que a ti jamás se te habrán ocurrido.
  • No propongas precios ni pidas a tus lectores si estarían interesados. Son preguntas inútiles y peligrosas, pues lo más probable es que te ofrezcan respuestas engañosas. Además, si lo que se está buscando es definir o mejorar un servicio, no es momento de hablar de precios.
  • Centrar las preguntas en los problemas, a ti te tocará encontrar las soluciones. Evitar preguntar qué producto quieren ellos que tú les vendas. Por un lado, ellos no pretenden comprar nada, y menos aún si el producto o servicio aún no lo has determinado o no existe. En cambio, les debes preguntar sobre cuáles son sus problemas, con qué obstáculos se encuentran, qué es lo que les gustaría encontrar.  Una vez más,  preguntas abiertas, dándoles amplitud para expresarse y jamás orientar tus preguntas. Aquí, tu función es la de constatar  los problemas que comparten  tus lectores e idear una solución para aportarles. Recordando siempre, que debes ofrecerles una solución, algo muy diferente a vender un producto. Este es un concepto muy diferente, que vale la pena subrayar y que es de suma importancia para que una oferta funcione.  Reitero, tu cliente no tiene ganas de comprar nada. Lo que él busca es resolver sus problemas con soluciones que le cuesten menos de las que encuentra.
  • Cuando hayas obtenido las suficientes respuestas, toma nota de los problemas que surgen con más frecuencia. Ha llegado el momento de analizar las respuestas, contar las respuestas sobre cada tema y clasificarlas por importancia.  Ahora, a poner a funcionar tu creatividad. No pretendas resolverlo en un día y sentado frente a tu ordenador. Para cada uno de los problemas que surgen con más frecuencia, deberás dedicarle un tiempo de análisis y reflexión a las soluciones que tienes para proponer.  Un consejo, trata de salir y meditar, alejarte del lugar de trabajo, busca un lugar tranquilo, las ideas comienzan a desplazarse con más libertad.
  • He llegado a la última recomendación. En otra oportunidad me he referido a la importancia del lenguaje usado al dirigirnos a nuestros clientes, a lo que agregaré que debes aprender a hablar el lenguaje de tu cliente. Una vez que hayas identificado los problemas compartidos por la mayoría de tus usuarios y ya encontrada la solución que les ofrecerás, ten en cuenta el vocabulario que ellos utilizan. Crea una lista con las palabras clave y las expresiones que ellos más utilizan para expresar el problema en cuestión.  Al redactar el documento final, “hablarás” con el mismo lenguaje que ellos reflejaron en sus opiniones. De esta forma, te pondrás en su lugar, expresando sus problemas exactamente como lo hicieron ellos mismos. ¡Con esto marcarás diferencia!

El Blog es tu mejor aliado, saca provecho de las oportunidades que te ofrece para mejorar la comunicación con tu cliente, que sin duda ha de ser siempre tu principal objetivo.

Me gustaría que me comentes qué tal te ha resultado llevar a la práctica estas recomendaciones. Tu  opinión es muy importante, ¡¡anímate!!

Susana Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

 

 

 

Si la información ha sido de tu agrado, compártela con tus contactos.

Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>