Cambio cultural en la modalidad laboral. Un desafío que no podemos ignorar

El 2011 ha sido un año lleno de opciones para llevar a la práctica nuestra necesidad de conciliar nuestra vida familiar con la laboral. Por lo tanto, empezamos el 2012 con muchos logros en ese sentido que nos permitirá ir avanzando  cada vez más hacia la consecución del principal objetivo en esta materia que es el cambio cultural en la modalidad laboral. El desarrollo vertiginoso de las tecnologías, las comunicaciones, las redes sociales y por otro lado la economía mundial que impone una reducción urgente de costes a las empresas para así asegurar su permanencia en el mercado,  todo este conjunto de cambios  nos está exigiendo una modalidad de trabajo en total acuerdo con la realidad del siglo XXI.

Cambio cultural en el trabajo

Cuando nos referimos al cambio en las técnicas de trabajo,  estamos poniendo el mayor énfasis en lo que hasta ahora se conoce como  la modalidad presencial, o sea, la que la mayoría de empresas llevan utilizando desde hace ya muchísimas décadas y que requiere de los trabajadores un cumplimiento estricto de un horario dentro de sus instalaciones,  sin ningún tipo de libertad. No se toma para nada en cuenta  el rendimiento de cada individuo por separado,  se termine o no con una tarea encomendada,  todos entran y salen al mismo horario. Al no marcar ningún tipo de premios  a la productividad y rendimiento y por lo contrario aplicar la vieja costumbre del que se va más tarde es el que más trabaja, se fomenta justamente lo opuesto, la indiferencia, la desidia y por qué no la picardía.

Esta actitud de resistirse a confiar más en  la responsabilidad de cada uno de los trabajadores, no sólo perjudica a estos, sino que la empresa sigue soportando altos costos de consumo de sus oficinas, empeñándose  en tener a todos esclavos de un horario, que si se redujera aportaría un gran ahorro a todo el gran paquete de gastos que conlleva tener en funcionamiento las oficinas en un horario tan amplio, pues en la mayoría de los casos estamos hablando de alrededor  de 15 horas.

Otro de los aspectos que ha ido tomando cada vez más relevancia en la vida laboral  ya sea de los trabajadores como de las empresas, es el tiempo de desplazamiento hacia los lugares de trabajo, que se ha incrementado de manera significativa en los últimos años. Cada vez son más las personas que viven bastante alejadas de sus centros de trabajo, entre otras cosas por el incremento en el costo de las viviendas situadas en los lugares céntricos en donde se concentran la  mayoría de las empresas. Y por supuesto que ello se refleja también en los alquileres de las viviendas céntricas. El trabajador debe sumar al total de horas de trabajo, unas cuantas horas más invertidas en el desplazamiento hacia su empresa. Y como consecuencia inmediata de ello, la pérdida de calidad y tiempo dedicado a su vida familiar. ¿Y cómo afecta esto a las empresas?,   pues con un alto índice de disminución real de las horas de trabajo por las más que frecuentes llegadas tarde de los trabajadores. Y muchas veces también, con el ausentismo que se incrementa en invierno, por las bajas por enfermedades como gripe, respiratorias y otras tantas por estrés laboral.

Las razones para abocarnos a realizar ese cambio de cultura en el marco laboral, son muchísimas más de las que acabo de citar. Hoy me he dedicado a algunas de ellas y no a todas para que realicen  el  análisis de sus pros y contras con detenimiento.

En próximos post  continuaré haciendo un recorrido en detalle de todas  las ventajas que nos proporciona este cambio.  Como siempre,  no se debe olvidar que los primeros en hacer los cambios que nos impone la evolución de la sociedad son los que obtienen los mayores beneficios.

¿Le interesa seguir al tanto de los cambios que se producirán en el mundo del trabajo?, nos permitimos ofrecerle el servicio de información personalizada. Por favor complete con sus datos el formulario de contacto. Suscribiéndose al sitio, recibe por e-mail las actualizaciones en el momento de ser publicadas.

Imagen

Susana Fernández Capittini. Asistente virtual certificada

 

 

 

 

1 comentario sobre Cambio cultural en la modalidad laboral. Un desafío que no podemos ignorar

  • Hola Isa! ¡Excelente post! Esto que comentas es muy cierto en México, que hasta el año pasado aparecía en estudios como el que más horas hombre trabaja en el mundo. Aún se piensa que si se trabajan 8 horas es poco, y el mismo colaborador se siente mal si sale de trabajar a su hora.

    Creo muy importante sensibilizar a los patrones a que mediten sobre lo que has expuesto y se cambien viejos hábitos para lograr una mayor efiencia.
    ¡Un beso y gracias por compartir este post!
    Edna

Deja un comentario

Puede usar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>